Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘perdidos’

"Mitos del Cthulhu" "El Diablo" y "Cronicas marcianas"

Era una tarde tranquila  en la biblioteca y desde lo alto de su estantería se encontraba observando el horizonte, a lo lejos en la sección de naturaleza un grupo de bestiarios se encontraban pastando mientras el libro del “Origen de las especies”  los cuidaba y charlaba con “El mono desnudo”

Un movimiento al pie de su estantería le llamo la atención, un exhausto cuaderno de avisos se encontraba trepando hacia él, mientras observaba como se acercaba aprovechó para acomodarse una página que se le había salido del lomo y esperó…

Finalmente el cuaderno  de avisos llego y con voz entrecortada le dijo:

-oh gran aventurero, vengo de parte de sus grandísimas majestades “La divina comedia” y “El paraíso perdido”, pues ha sucedido algo horrible, “El principito” se ha perdido, lo hemos buscado por mar y tierra pero no lo hemos localizado, los tomos de la enciclopedia universal le han pedido consejos a “El arte de la guerra” y el reverendo sabio nos ha pedido que te busquemos ¡Ho gran señor!-

“El diablo” sopesó sus opciones y se dio cuenta que no era posible desobedecer al consejo de los incunables y se preparo para la aventura, despidió con un ademan al cuaderno de avisos asegurándole que haría todo lo posible por encontrar a “El principito”  y se dirigió al interior de su estante mientras invocaba a “El libro de los muertos”.

En un revolotear de hojas se apareció ante el

-¿para qué me has llamado? -pregunto “El libro de los muertos”

-necesito tu ayuda, “El principito” se ha perdido y sé que con tu conocimiento de los mundos puedes localizarlo-dijo “el Diablo”

Con un asentimiento “El libro de los muertos” abrió sus pastas y apareció un remolino de tinta que fue tomando forma, poco a poco en el aire se escribió una historia en la cual mostraba que el terrible “Malleus maleficarum” lo había secuestrado, disfrazado de zorro gano su confianza y se lo llevo a la terrible sección de religión donde las culpas y contradicciones terminan por volverte loco.

Una vez leído esto la tinta desapareció y “El libro de los muertos” cerró sus tapas y en un revolotear de hojas desapareció.

“El diablo” pensó en lo que esto implicaba y se dio cuenta que para llegar a ese lugar necesitaba de un poco de ayuda, con un guía y mago podría hacerlo, a ambos los localizaría en la villa, por lo que una vez ultimados los preparativos para su viaje se dirigió a ese destino.

Mientras tanto en la corte el consejo de los incunables debatía el hecho de que el día de la imprenta estaba por llegar y era necesario designar en ese entonces al heredero al trono de la biblioteca, al no estar presente “El principito” la responsabilidad recaería sobre su medio hermano “El príncipe”, este se encontraba visiblemente preocupado por su desaparición, pero al terminar la sesión se llego al consenso de que en caso de no encontrar al heredero legitimo se coronaria a “El príncipe”.

Volviendo con “El diablo” , este ya había llegado a la villa, avanzaba trabajosamente entre las calles pues se encontraban llenas de libros populares, clásicos y  libros infantiles que se encontraban corriendo por todos lados, en una esquina saludo a “Tom sawyer” que estaba esperando a “Huckleberry Finn”  , al otro lado de la calle vio a “Los pilares de la tierra “ rodeado de libros de arquitectura que se encontraban erigiendo una catedral y en la gran plaza “La vuelta al mundo en 80 días” contaba sus aventuras a un grupo de curiosos.

Finalmente llego al bar “Gandhi” , dentro la atmosfera era reconfortante, en el escenario “El nombre del viento” tocaba el laúd y  “El diario de Ana Frank” repartía tasas de tinta caliente. Dio una vuelta por el local y por fin localizo en una esquina a los libros que estaba buscando: “Crónicas marcianas” con el inseparable “Mitos de Ctulhu”.

-perfecto- pensó “El diablo” mientras se acercaba a ellos -un guía y  un mago, justo lo que necesito-

-saludos provincianos!-los saludo

“Los mitos del ctulhu” le dirigió un gruñido y “crónicas marcianas” le respondió alegremente:

-que tal señor!  ¿Que especie calamidad lo ha hecho bajar aquí con los mortales?-

– a mi también me da gusto verte-respondió “el diablo” –tengo una misión y me gustaría que me acompañaran-

-lo que sea que sea estoy contigo-respondió “crónicas marcianas “ y “los mitos de chtulhu” gruño asintiendo.

Dicho esto se levantaron y emprendieron la aventura hacia la sección de libros religiosos.

Tras un azaroso viaje en que “Crónicas marcianas “ los guió llegaron a  la entrada a la sección religiosa , ahí se encontraba “el libro de urantia”  el era el guardián de la sección y encargado de regular la entrada, los 3 amigos apelaron a su misericordia pues la misión de rescate era primordial para evitar la revolución en el reino  el cual provocaría un arrancamiento inútil de hojas de libros inocentes.

“El libro de urantia” los miro largamente y en un arrebato de entendimiento dejo pasar a los aventureros a la  sección, los murmullos de proclamas y rezos inundaban el oscuro lugar dándole un toque tenebroso al imponente sitio. En este lugar eran obligadas a convivir una serie de doctrinas al parecer contrarias entre sí pero que en su misma ceguera no aceptaban que en esencia perseguían lo mismo. En este lugar la esperanza se disfraza y el conocimiento se  cambia por la fe.

Al fondo de este lugar, en la parte más oscura  se encontraba el hogar del temible “malleus maleficarum”, su denso razonamiento y sus métodos para convertir en culpable a cualquier inocente lo habían convertido en uno de los libros que más sufrimiento han causado.

Conforme se acercaban a ese oscuro sitio una serie de panfletos revoloteaban sobre ellos y el “ Libro de Oro de Saint Germain” en compañía de otros libros ,a los que la gente trata casi de manera religiosa, les cerraron el paso

-¿quiénes son ustedes y que buscan en este sagrado lugar?- les pregunto “el libro de oro”

-solo somos unos emisarios que venimos en misión de paz para pedir la liberación de “El principito”, sabemos que lo tiene “Malleus maleficarum”- replico “El diablo”

-“El principito” no está aquí, retírense o sufrirán las consecuencias- amenazo “El libro de oro” mientras ordenaba a sus secuaces que los rodearan.

En eso “los mitos de ctulhu” abrió sus páginas y mientras se escuchaba el cantico de “PH´NGLUI MGLW´NAFH CTHULHU R´LYEH WANGH´NAGL FHTAGN” unos tentáculos enormes bajaron del techo y uno a uno fueron apresando a los libros que les cerraban el paso dejando el camino libre para nuestros aventureros.

Finalmente encontraron a “Malleus maleficarum” en el fondo de la estantería y vieron a “El principito” amarrado a una especie de potro que le estiraba las hojas en varias direcciones, antes de que se diera cuenta de que estaba pasando “Crónicas marcianas” saco su pistola de rayos y rápidamente vaporizó a “Malleus Malleficarum” mientras “El diablo” liberaba a “El principito”.

-esto parece muy fácil- comento “Crónicas marcianas”

– lo sé –respondió “El diablo”- será mejor que nos vallamos rápido de aquí-

No gastare tinta en contar las aventuras que corrieron para regresar a la estantería donde estaba el consejo de los incunables, tuvieron que correr mucho y aun así llegaron el día de la imprenta y al entrar al salón del trono  el consejo se encontraba en pleno revuelo para aprobar la orden donde designaban a “El príncipe” como heredero legitimo, al verlos llegar se hizo el silencio y sus majestades corrieron a saludar a “El principito”, al preguntarles sobre su desaparición este señalo a “El príncipe”

–       El fue padre! – dijo el principito-Cuando me encontraba prisionero con “Malleus” escuche como lo felicitaba  y le prometía que cuando fuera nombrado rey le otorgaría  el control de la sección religiosa –

–       Es mentira!- reclamo “El príncipe”- se encuentra desorientado por las aventuras que acaba de pasar, ustedes saben que yo sería incapaz de hacerle algo así!

Mientras decía esto  se fue acercando a “la divina comedia” y en una rápida acción la sujetó y le acerco un cerillo.

-Atrás todos!  O  su majestad ardera hasta su lomo!-

En ese instante “El diablo” se abalanzó contra él y en un abrir y cerrar de paginas dirigió la llama del cerillo hacia “El príncipe” el cual al sentir ardiendo sus páginas salió corriendo y salto al vacío mientras se convertía en una bola de fuego.

Una vez pasado el susto sus majestades le dieron las gracias a nuestros tres amigos y declararon 3 días de fiestas por el retorno de su amado “El principito”

Y los leyeron felices para siempre

Fin

Ningún libro fue dañado en la realización de este cuento

Anuncios

Read Full Post »