Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 marzo 2013

Conozco un ensalmo que cura el dolor y la enfermedad y que alivia a loscorazones que sufren.

Conozco un ensalmo con el que cicatrizar con sólo tocar.

Conozco un conjuro que hace a un lado las armas del enemigo.

Conozco otro que me libera de mis cadenas y ataduras.

Conozco además un quinto hechizo: atrapar al vuelo una flecha sin que mehiera.

En virtud del sexto, cualquier maleficio destinado a dañarme se volverá contraquien lo haya echado.

Gracias a un séptimo hechizo, puedo apagar el fuego con la mirada.

El octavo causa que si un hombre me odia pueda ganarme su amistad.

El noveno consiste en cantarle al viento para que duerma y permita a un barcoregresar a puerto.

Estos fueron los primeros nueve hechizos que aprendí. Durante nueve noches permanecí colgado de un árbol desnudo, con el costado traspasado por una lanza. Me balanceaba y me azotaba el viento, el viento frío y el viento cálido, sin alimentos, sin agua: un sacrificio de mí hacia mi propia persona y los mundos se abrieron ante mí.

El décimo conjuro que aprendí fue cómo disipar a las brujas, cómo hacer que un torbellino las arrastre por todos los cielos hasta que no puedan volver a encontrar sus propias puertas.

El undécimo dicta que sí canto en el fragor de la batalla pueda mantener ilesos a los soldados a través de todo el tumulto, hasta conducirlos sanos y salvos a sus corazones y a sus hogares.

Conozco un duodécimo encantamiento: Cuando encuentro un ahorcado puedodescolgarlo y hacer que nos susurre todos sus recuerdos.

EL decimotercero hace que si rocío con agua la cabeza de un niño, éste no caigaen ninguna batalla.

Por el decimocuarto conozco los nombres de todos los dioses, cada maldito nombre.

Decimoquinto: sueño con el poder, con la gloria, con la sabiduría y puedo hacerque la gente crea en mis sueños.

Conozco un decimosexto encantamiento, así cuando estoy falto de amor, puedo cambiar la mente y el corazón de cualquier mujer.

Hay un decimoséptimo, gracias al cual ninguna mujer que yo desee podrádesear a otro.

Y aún conozco un decimoctavo hechizo, un hechizo más poderoso que ningúnotro, un hechizo que a nadie puedo decir, porque hay un secreto que nadie conoce, salvo tú, y ése es el secreto más poderoso que pueda existir.

image

 

Read Full Post »